09/24/2021

Hawacowo

Información, noticias y actualidad para todos los humanos

Tsunami ficción

Los diez tsunamis más catastróficos de los últimos siglos

Quizás por el número de olas gigantes que sacudieron Japón y las costas vecinas durante el devenir de la historia han sido los japoneses los que nos han prestado a todo el mundo la palabra tsunami. Un tsunami es un maremoto y significa literalmente una “ola de puerto” o una “ola de bahía”, un fenómeno de la naturaleza al que debemos tener mucho respeto ya que ha dejado durante la historia millones de víctimas. Veamos primeramente que es realmente un tsunami, como se forma y que tipos de tsunamis pueden darse.

Un tsunami se forma por las ondas de gravedad de período prolongado generadas por un desplazamiento repentino de la superficie del agua. La causa de este desplazamiento o liberación de energía suele ser un terremoto submarino, pero los tsunamis también pueden ser provocados por deslizamientos de tierra, erupciones volcánicas, el impacto de bólidos en el océano e incluso por explosiones provocadas por el hombre. Un tsunami se puede propagar a más de 1000 km/h y superar los 50 metros de altura en aguas profundas, aunque generalmente al llegar a la orilla no suelen superar el metro de altura, aunque no dejan de ser devastadores.

Estos son los tipos de tsunamis según sean originados.

Tsunamis generados por terremotos

Los terremotos generan la mayoría de los tsunamis, generalmente por el desplazamiento del fondo marino. Los terremotos de subducción son particularmente efectivos para producir tsunamis. La costa oeste de Canadá es vulnerable a este tipo de tsunami debido a la presencia de zonas de subducción tanto locales como distantes en los márgenes de la cuenca del Pacífico (Thomson, 1981; Bernard, 1997, 1998).

Tsunamis generados por deslizamientos de tierra

Los deslizamientos de tierra que llegan al agua pueden generar grandes olas que son extremadamente destructivas cerca de su fuente. Por ejemplo, un terremoto en Alaska en 1958 provocó un deslizamiento de rocas que cayó en la bahía de Lituya en Alaska. La masa rocosa empujó el agua a una altura de 525 m sobre el nivel del mar en la orilla opuesta del fiordo y generó una onda de gravedad que se movió por la bahía hasta su desembocadura a una velocidad de entre 43 y 58 m/s.

Los deslizamientos de tierra submarinos también pueden producir grandes tsunamis. Deslizamientos de tierra submarinos que producen tsunamis puede ser provocados por una variedad de mecanismos, incluidos terremotos, erupciones volcánicas submarinas y actividades de construcción. Los gases atrapados bajo capas de sedimentos en el borde de una plataforma continental podrían hacer que los sedimentos se derrumben y se deslicen cuesta abajo, provocando olas gigantes. Los deslizamientos de tierra pueden generar tsunamis en lagos y ríos.

Tsunamis generados por volcanes

Casi una cuarta parte de las muertes causadas por erupciones volcánicas son el resultado de los tsunamis generados por las erupciones. Los mecanismos incluyen deformación inducida por terremotos, movimiento de masas, cráteres (explosiones submarinas y colapso de caldera) y acoplamiento de fases (oleadas basales, ondas de choque y ondas de presión atmosférica).

Volcán en erupción

Tsunamis generados por impactos de meteoritos

La Tierra recibe una lluvia constante de material del espacio exterior, aproximadamente 100.000 toneladas por año. Aunque la mayor parte de este material es polvo, algunos objetos más grandes impactan en la superficie de la Tierra con una fuerza considerable. Los bólidos de más de unos pocos cientos de metros de diámetro pueden producir tsunamis considerables. Un bólido muy grande, de muchos kilómetros de diámetro, podría producir un tsunami con alturas de olas de varios kilómetros, aunque es probable que ocurra un evento de este tipo, en promedio solo una vez cada cien millones de años aproximadamente.

Tsunamis producidos por explosiones

No sería la primera vez que una explosión artificial humana diera origen a la formación de pequeños tsunamis, pero que producidos dentro de bahías pueden llegar a ser devastadores En 1917, por ejemplo la de Halifax en Canadá, cuando el 6 de diciembre el barco de municiones Mont Blanc chocó con el barco de socorro Imo en el estrecho del puerto de Halifax y se produjo un incendio. El Mont Blanc transportaba el equivalente a unas 2630 toneladas de TNT. Poco tiempo después, el cargamento explotó, devorando gran parte de la ciudad. Casi 2.000 personas murieron y 9.000 resultaron heridas. Algunas de las muertes y lesiones son atribuibles al tsunami que siguió inmediatamente a la explosión. No había un mareógrafo operativo en el puerto de Halifax en el momento de la catástrofe, pero los superviviente informaron grandes olas y niveles extremos de agua.

Ahora ya que hemos visto muy por encima que es un tsunami y como se genera vamos a descubrir cuales fueron los tsunamis más mortíferos más devastadores de los últimos cinco siglos, que no los más grandes, ya que por suerte hubo bastantes de gran magnitud que causaron bastantes menos víctimas que los que veremos a continuación.

Tsunamis con mayor número de victimas de los últimos siglos

1498 – Costa de Enshū-nada (Japón)

El 20 de septiembre un terremoto de magnitud 8,3 afectó a la costa japonesa de Nankaidō generando un tsunami que acabó con la vida de 31.000 personas.

1755 – Lisboa (Portugal)

Se calcula que entre 60.000 y 100.000 muertos causó este gigantesco maremoto de Lisboa que afecto a la fachada atlántica de la Península Ibérica e incluso sus olas cruzaron el Atlántico llegando al Caribe.

Terremoto de Lisboa de 1755 y los efectos de los tsunamis
Tsunami de Lisboa de 1755 y la energía undimotriz generada. Los colores cálidos representan más valores y los blancos el máximo.

1792 – Monte Unzen (Kyushu, Japón)

Olas de hasta 55 metros y cerca de 15.000 víctimas mortales causó el tsunami que fue provocado por la erupción del volcán Unzen debido al deslizamiento de la ladera del monte Mayuyama que provocó el tsunami en la bahia de Shimabara.

1868 – Norte de Chile

Dos terremotos de una magnitud aproxiamda de 8,5 formados en el norte de Chile en la Costa de Arica causaron un tsunami que afectó a Perú, Chile y otros países vecinos de la costa pacífica alcanzado la cifra de 25.000 muertos.

1883 – Krakatoa (Indonesia)

El 27 de agosto de 1883 el Krakatoa entró en erupción causando una de las mayores explosiones volcánicas registradas hasta ahora. Las ciudades de Anyar y Merak quedaron arrasadas debido a que en el estrecho de Sonda las olas alcanzaron su máximo. Las olas de más de 30 metros causarin alrededor de 36.000 víctimas.

1896 – Sanriku (Japón)

De nuevo Japón es sacudido por un terremoto de 8,5 en junio de 1896 que desencadena un gigantesco tsunami que produjo olas de record de hasta 38,2 m, tan solo superadas por el tsunami de 2011 de Töhoku. Dos olas producidas con la marea alta llevaron a la muerte a 27.000 personas. El terremoto y el tsunami coincidió con la celebración anual de un festival sintoísta.

1945 – Costa de Makrán (Pakistán)

El 27 de noviembre de 1945 un terremoto de 8,1 m causa un tsunami con una ola de altura máxima de 17 metros. El epicentro fue en la Costa de Pasni, cerca de donde dos placas tectónicas se encuentran y se deslizan. Con el terremoto aparecieron varios volcanes de lodo junto a la costa que crearon cuatro islas temporales. Murieron 4.000 personas.

1952 – Kamchatka (Rusia)

La costa de Kamchatka fue el epicentro de un terremoto de 9,0 que causó un gran impacto en todo el Pacífico. Sufrieron sus peores efectos Rusia y Hawái, y países como Perú o Chile notaron sus efectos. El maremoto causó la muerte entre 10.000 y 15.000 personas.

1960 – Sur de Chile

El terremoto más potente jamás registrado causó 2.225 víctimas mortales. Llegó a una intensidad de 9,5 y su epicentro fue en el sur de Chile. Las olas que tuvieron un máximo de 25 metros llegaron a Chile, Hawái, Japón, Filipinas e incluso China en donde más de 2 millones de personas perdieron su hogar.

2004 – Sumatra (Indonesia)

La mayor catástrofe natural documentada de la historia sucedió el 26 de diciembre de 2004 en Indonesia. El segundo mayor terremoto registrado de 9,1 causó un tsunami de una atura de 50 metros que devastó hasta 14 países de Asia y África. La cifra de fallecidos fue altísima, la mayor registrada por un fenómeno de la naturaleza ya que acabó con la vida de hasta 228.000 personas.

2011 – Costa del Pacífico Norte (Japón)

Multitud de vídeos y fotografías mostraron y documentaron la furia de la naturaleza en Japón que causó un terremoto de 9.0 y que provocó la muerte de 18.000 personas con un tsunami de una ola de 10 metros. Además, la central de Fukushima I fue afectada provocando un accidente nuclear. El desastre natural más costoso ya que las pérdidas fueron evaluadas en 210.000 millones de euros.

Y estos han sido los 10 terremotos más devastadores en cuanto a víctimas mortales de los que se tiene registro en la historia. Esperemos que la furia de la naturaleza no nos golpee durante mucho tiempo aunque ya sabemos que la naturaleza no descansa.